Yunes, acosando académicas

Agentes del MP entregaron citatorio dentro de la UV; violaron la autonomía universitaria

Intimida fiscalía de Veracruz a académica que realiza encuesta sobre desapariciones

014n1pol-1-1

FotoRosío Córdova Plaza señala que el problema de las desapariciones forzadas en Veracruz no ha cesado con la administración del panista Miguel Ángel Yunes LinaresFoto Sanjuana Martínez

Sanjuana Marttínez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 25 de febrero de 2018, p. 14
La académica Rosío Córdova Plaza, de la Universidad Veracruzana (UV), nunca se imaginó que realizar una investigación sobre levantones, secuestros y desapariciones le valdría un citatorio en calidad de testigo por parte de la Fiscalía General del estado (FGE)

Nunca en la vida me imaginé esto. Me parece un atentado a mi labor y a mi crédito como investigadora, a los 22 años que tengo en la universidad; es un atentado a la libertad de cátedra y de pensamiento y una violación a la autonomía universitaria, dice en entrevista con La Jornada, al salir de su comparecencia judicial.

Sorprendida por las formas utilizadas por la fiscalía de Veracruz, que envió el 22 de febrero a dos agentes del Ministerio Público a la UV para entregarle el citatorio judicial, la multipremiada integrante del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales, una de las cuatro mujeres del Sistema Nacional de Investigadores nivel III y doctora en ciencias antropológicas, advierte que tocaron fibras sensibles para Veracruz, donde en los años recientes se han registrado miles de desapariciones forzadas, fenómeno que continúa con el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares.

Tocamos una fibra sensible, porque en este momento la violencia no cesa en Veracruz. Más aún, lo que saldrá al final, cuando se alcance a procesar toda la encuesta de la investigación, serán cifras mucho mayores de las que ya tenemos, con lo cual lograremos remontar la cifra negra, indicó.

La encuesta

El citatorio judicial para Córdova Plaza llegó mientras presentaba el informe preliminar de un tercio de los resultados de la investigación sobre levantones, secuestros y desapariciones forzadas.

La investigadora, autora de innumerables artículos e investigaciones académicas, explica que dentro del programa universitario de cultura de paz, impulsó con un equipo interdisciplinario este proyecto cuestionado, titulado El papel de la Universidad Veracruzana como constructora de paz: alternativas a la violencia en Veracruz.

Recuerda que en 2016 la UV lanzó una convocatoria para otorgar seis financiamientos de 100 mil pesos cada uno a los proyectos ganadores, como el de este grupo, y en diciembre de 2016 les entregaron 50 mil pesos con los que empezaron a trabajar.

El proyecto se sometió a un comité y entregamos avances el 30 de junio del año pasado y la segunda parte el 31 de enero. El sondeo se aplicó a 10 por ciento de la comunidad universitaria, es decir, casi 8 mil 500 encuestas, y faltan mil 200, por lo cual con el análisis de 2 mil 500 hicimos el informe preliminar.

Entre las preguntas hechas se incluyen las siguientes: ¿Ha sido víctima de un secuestro? ¿Ha sufrido algún familiar, amigo o compañero de la UV algún plagio?

“En la información que estoy presentando y que causó este escándalo dije en una entrevista que teníamos 27 casos de secuestro, secuestro exprés y levantones, así como nueve desapariciones. Con 29 por ciento de las encuestas capturadas, salieron estas nueve personas desaparecidas, no sabemos en qué contexto, porque apenas estamos en la parte cuantitativa”, dice.

Luego de presentar los resultados durante un acto, recuerda que cuando regresaron de comer a las 4 de la tarde ya había dos personas con un citatorio de la fiscalía.

El problema no es que me hayan citado, sino lo que dice el último párrafo del citatorio, señala.

Efectivamente, el citatorio firmado por David García Galván, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas de la zona centro-Xalapa, la exhortaba a comparecer, y En caso contrario se hará uso de la fuerza pública, conforme a lo establecido en el artículo 364 del Código de Procedimientos Penales.

Cuenta que su asistente firmó el oficio a las dos personas que se pensaba eran notificadores o actuarios, pero resultaron ser agentes del Ministerio Público: No querían irse hasta que yo firmara con mi puño y letra, se pusieron en la puerta como para impedir mi salida, algo que me pareció intimidatorio. Consulté a mi abogado vía telefónica y me dijo que no era necesario que firmara, y se los pasé. Finalmente los dos se fueron.

Añade: Esto fue gravísimo, porque se está violando la autonomía universitaria. Estos dos policías se metieron a la universidad como si fuera su casa.

Rectora en contra

Además de la investigadora Rosío Córdova Plaza, la FGE citó a la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara, pero con un citatorio diferente, que no incluye la advertencia de que se utilizaría la fuerza pública en caso de no asistir a la cita.

En conferencia de prensa, la rectora, que fue rival de la investigadora Córdova Plaza en las pasadas elecciones a la rectoría de la UV, descalificó la investigación del equipo interdisciplinario y dijo que desconocía los resultados, además de que corrigió la cifra diciendo que sólo se ha registrado un desaparecido en la UV y no 27.

La rectora está diciendo que la UV no puede avalar esta investigación. Me parece grave y descalificador de mi persona y del equipo de investigación decir que es una opinión personal, como si no fuera un proyecto que ellos avalaron y que además ya tienen los resultados, dice Córdova Plaza.

Añade: La rectora dio una conferencia en la que señala que ella no avala, ni la Universidad Veracruzana, los resultados de la investigación, porque los desconocen y que esas son opiniones personales de una investigadora. Es indignante que a una investigación que ha sido premiada por la propia universidad ahora la rectora se refiera como opiniones personales.

La investigadora Córdova Plaza es esposa de Hipólito Rodríguez Herrero, alcalde de Xalapa por el partido Morena. Un grupo de académicos reprobó el citatorio de la fiscalía, que consideraron como amenazas del gobierno del panista Miguel Ángel Yunes.

–¿A qué atribuye toda esta desproporción del citatorio de la fiscalía y las formas utilizadas? ¿Hay tintes políticos? ¿Una intención del gobernador Yunes Linares?

–Entraron en pánico al escuchar el número de 20 desaparecidos. Estamos en año electoral, pero no puedo afirmar si tiene tintes políticos. No tengo ninguna confrontación personal con la rectora Ladrón de Guevara, aunque las dos competimos por la rectoría. De mi parte no hay rivalidad, yo soy antropóloga, compartimos facultad; ella es nuestra máxima autoridad, pero jerárquicamente en términos académicos yo estoy por encima. Me llamó para decirme que no pensara que existía una rivalidad, y yo le dije que de mi parte no la había.

Añade: Ha sido una desproporción absoluta. Se hizo demasiado alboroto por algo que es un trabajo académico defendido por el artículo 23 de la Ley General de Víctimas y por el 362 del Código de Procedimientos Penales, es decir, aunque me dice el fiscal que estaba obligada por otro artículo, yo podría haberme acogido a estos dos.

Comenta que antes de acudir, dos abogadas de la Red de Feministas Veracruzanas le recomendaron ampararse, luego de la presencia intimatoria de los ministeriales violando la autonomía universitaria.

Acudí amparada, el fiscal me preguntó que como obtuve esa información, le expliqué que a partir de una encuesta que es anónima, que era un trabajo antropológico, que se pudo realizar porque se garantizó a las personas que era anónima. Estuve una hora declarando, el fiscal me dijo que acudía en calidad de testigo y no de imputada.

Lamentó el deslinde de la rectora: La reacción de las autoridades universitarias ha sido verdaderamente desproporcionada también. Lo que ha ocasionado es que otras personas que están investigando seguridad, violencia en el contexto veracruzano, estén muy preocupadas. De las personas encuestadas, 48 por ciento afirman que se sienten inseguras, vulnerables y en riesgo.

La investigación aún no termina, por cual, dice, le ofreció al fiscal entregar los resultados finales, siempre y cuando se garantice el anonimato de sus informantes.

En Veracruz nos cayó la violencia con muy pocas herramientas, y eso es justamente lo que estamos tratando de diseñar y elaborar, herramientas de atención. En lugar de esto, las autoridades deberían apapachar una investigación de este calibre. Vamos a cubrir una basta superficie del estado, no es nada más la comunidad universitaria, porque cada persona está aportando datos de familiares, amigos y conocidos. Va a ser oro puro esta investigación cuando la terminemos.

La académica-investigadora advirtió que seguirá trabajando arduamente en este tema, a pesar de lo que ha sufrido en los días recintes: Estamos tocando con este proyecto fibras muy sensibles, la verdad es que somos académicas, circulamos libremente caminando por estas calles y así vamos a seguir, concluyó.

A nterior
Subir al inicio del texto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *