Tampico del

Vivimos encerrados; no hacemos nuestra vida cotidiana por las balaceras y bloqueos

Ya no se puede vivir en Tampico, donde autoridades y crimen son lo mismo

Néstor Troncoso organizó hace tres años el movimiento Salvemos Tamaulipas

Foto

Al sicólogo Néstor Troncoso lo metieron a la cárcel por denunciar el cobro de piso en Tampico. Cuando salió, la gente empezó a buscarlo para pedirle ayuda. Así nació Salvemos TamaulipasFoto Sanjuana Martínez
Sanjuana Martínez
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 26 de abril de 2015, p. 13

Néstor Troncoso no tiene duda: en Tampico ya no se puede vivir. Lo dice con tristeza, pero también con un tono de indignación que no le permite claudicar ante lo que él identifica como una ciudad donde las autoridades y el crimen organizado son lo mismo: La mayoría de la gente que se queda es porque no tiene a dónde ir o no tiene dinero. Vivimos encerrados; procuramos andar lo menos posible en la calle.

Luego de los bloqueos de las carreteras en esta ciudad, Madero y Altamira, y el secuestro y la quema de vehículos por la detención de José Silvestre Haro, alias El R1, Néstor salió a caminar por avenida Hidalgo, rumbo a la carretera nacional, que conecta con Ciudad Mante. Eran las tres de la tarde y se encontró con una ciudad fantasma: El transporte urbano fue suspendido, los negocios cerraron, los niños no fueron a las escuelas, la gente faltó a sus trabajos… esto no es de un día, es cotidiano.

 

Subordinados del crimen organizado

Hace tres años organizó el movimiento Salvemos Tamaulipas, y desde entonces no ha dejado de exigir lo mismo con manifestaciones, plantones y caminatas hacia el Distrito Federal: “Queremos que se depuren la procuraduría de justicia y el Poder Judicial del estado; mientras tanto, las estrategias de seguridad estarán incompletas. En esas instituciones se inició todo. Primero le dieron protección al cártel del Golfo, después fueron socios y finalmente han terminado siendo subordinados de ellos”.

Eso explica, dice, las imágenes del caos generado en Reynosa y Tampico por el crimen organizado luego de la detención de los jefes de plaza: “Las balaceras, bloqueos y quema de vehículos no nos permiten hacer nuestra vida cotidiana. La gente sale de día. La mayoría de las personas están encerradas. Han empezado a secuestrar niños fuera de las escuelas, cobran piso a los colegios particulares. Han cerrado más de 50 por ciento de los negocios, todos los que ya no podían seguir pagando piso. Los bares y cantinas que no han cerrado pasaron a ser propiedad deLa Maña”.

 

La sociedad civil

Desde hace 10 años, esta ciudad es plaza del cártel del Golfo. La actividad económica se vio afectada particularmente por las extorsiones y los secuestros. La mayoría de las personas optó por el exilio. Hay muchos negocios y casas habitación abandonadas.

Néstor Troncoso, sicólogo de 52 años, hizo frente a las amenazas y extorsiones. Dueño de un spa en el que también ofrece terapia sicológica y de un gimnasio donde ofrece clases de artes marciales, denunció a los policías ministeriales que le exigían el llamado cobro de derecho de piso en nombre delcártel del Golfo.

“Fue cuando me di cuenta de que el Poder Judicial y La Maña son exactamente lo mismo. Están todos coludidos: la policía, el Ministerio Público, los jueces, las autoridades y La Maña. Todos son exactamente lo mismo, porque todos se tapan con el mismo cártel del Golfo. Venían a cobrar en las patrullas de la policía municipal de Tampico, Madero y Altamira. Los denuncié. Esa fue mi osadía.”

La denuncia incluía directamente al cabecilla, a quien identifica comonarcoabogado, Genaro Aguirre Cavazos, ex director de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Cuenta que le fabricaron un delito: el robo de una cadena de 600 pesos. Y lo encarcelaron durante un año, condenado por el juez Simeón Arechar Camacho.

“Me agarraron en la calle junto a mi hijo de 16 años. Fue un levantón de los mismos policías; nos gasearon y nos llevaron a las instalaciones de la antigua Policía Metropolitana en Ciudad Madero. Allí veo cómo están torturando a mi hijo, cómo le ponían toques eléctricos, cómo me lo rebotan contra la pared y le daban tablazos en la espalda.”

Néstor gritaba: Suéltenlo, él no tiene nada que ver. Y la tortura se dirigió entonces en su contra. Uno de los policías le dijo: No sabías con quién te metías. ¿No sabías para quién trabaja ese abogado? ¡Ahora vas a ver, hijo de tu puta madre! Le bajas de huevitos, o si no, te los vamos a cortar ahorita mismo.

En el penal de Altamira pudo comprobar que el crimen organizado también controla las cárceles y otras actividades: “Hay muchas células del cártel del Golfo, y cada una tiene una función. Hay quienes están especializados en el robo de combustible, otros en los migrantes, otros nada más se dedican al cobro de piso, otros trabajan dentro del penal con la venta de droga. El penal fue y es un cuartel general para el cártel del Golfo. Eso yo lo viví allá adentro. ¿Qué armas se imagina que tenían dentro? Desde lanzagranadas, AK-43R-15, todas. Los penales de baja y mediana seguridad de Tamaulipas son de ellos”.

Cuando finalmente salió de la cárcel, denunció a sus torturadores, a los agentes del Ministerio Público y al juez. Y la gente de Tampico empezó a buscarlo para pedirle ayuda. Así nació Salvemos Tamaulipas, que aglutina a otras cinco organizaciones de la sociedad civil: Nacimos exigiendo la impartición correcta de justicia, porque no la había y no la hay todavía. Hemos hecho un frente para quitarnos de encima toda esta delincuencia e impunidad que existe en Tamaulipas.

Desde la sociedad civil exigieron la depuración de las policías. De los mil 200 ministeriales de Tamaulipas, sólo 80 pasaron los exámenes de confianza: “Y hemos estado insistiendo: ¿qué pasó con los policías que despidieron?, ¿dónde están? Lo hemos investigado y sabemos que ellos andan con La Maña, ya formaron células de secuestradores”.

La industria del secuestro ha impactado directamente en los migrantes centroamericanos. Este es un paso obligado hacia Estados Unidos: “Muchos ranchos siguen en manos del cártel del Golfo, donde la Procuraduría General de la República (PGR) se niega a buscar las fosas clandestinas. Están enterrados miles de desaparecidos. Aquí la carne de cañón son los migrantes”.

Recientemente, en Gómez Farías, cerca de Ciudad Mante, las lluvias provocaron algo inédito. Cuenta que empezaron a brotar cadáveres de la tierra:Con los deslaves salieron los muertos de las fosas. Calculo que hay más 8 mil desaparecidos en Tamaulipas.

Ante este panorama, aclara que la estrategia de seguridad del gobierno federal no dará resultados mientras no se tome en cuenta a las víctimas de la violencia:No nos han tomado en cuenta. Queremos que el secretario Miguel Ángel Osorio Chong en su estrategia de seguridad incluya el diálogo directo con las víctimas, quienes tenemos toda la información necesaria para poder señalar. No necesitan investigar tanto.

 

Redes sociales

Néstor Troncoso ha colaborado con la PGR para denunciar la impunidad que viven, pero de poco ha servido. Hace un año y medio hice las denuncias. Fueron por el jefe de esta plaza, lo detuvieron, pero al siguiente día lo liberaron y le dieron el nombre del denunciante, es decir, mi nombre. Luego supe que les dio millón y medio de pesos para que lo soltaron. ¿De qué sirve denunciar? Yo he sido testigo y he ido a coadyuvar. ¿Y sabe cómo me han pagado? ¡Revictimizándome!

Muestra los documentos de las denuncias. Y cuenta que llevó a los agentes de la PGR a buscar fosas clandestinas y a un campo de entrenamiento de los delincuentes: “Nos rodeó La Maña. Eran como 80 sicarios con ametralladoras. Allí está todo en las copias de las denuncias. Salimos corriendo. Los agentes de la PGR se fueron al Distrito Federal, pero a mí me dejaron botado. Ni medidas cautelares me dieron”.

Cuando salió de la cárcel conoció a Mario Segura, quien trabajaba de payaso y luego empezó a dar información en las redes sociales sobre la violencia, por medio de Alerta Oportuna, red que nació antes que Valor por Tamaulipas. Posteriormente se convirtió en periodista y colaboró en el diario El Sol del Sur.

Entre ambos han emprendido una estructura de información en las redes sociales, que ofrece detalles de las zonas en conflicto y los focos rojos donde se reportan balaceras, secuestro de vehículos y otros delitos. Ante el silencio de los medios de comunicación que han sufrido agresiones, esta red de información ciudadana es la única con la que cuentan los habitantes de Tamaulipas.

La sociedad tamaulipeca tenemos que vivir con el toque de queda voluntario, dice en entrevista Mario Segura, quien fue también secuestrado por sus denuncias. Y asevera que lo único en que pueden confiar es en estas páginas: “Es todo lo que tenemos. Se anuncian las zonas en riesgo para que podamos ponernos a salvo. Se les avisa cuándo salir, se da información que los mismos medios no se atreven a publicar.

Y concluye: Lo más grave es que los grupos criminales demuestran que tienen más poder que las autoridades, que están superrebasadas. Ya no pueden. Estamos en manos de los criminales. Ellos van a hacer su desmadre cuando quieran. Esta situación la venimos arrastrando de años. Es una descomposición desde hace varios gobiernos, una cadena de corrupción a la que nadie le pone fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *