Quieren que La Laguna sea un Estado

Presentan proyecto al nuevo gobierno

Empresarios piden delegado federal y aeropuerto de carga para La Laguna

Con autonomía lograrán el resurgimiento económico de la comarca, dicen

Foto

▲ El empresario Federico Sáenz Negrete ha pugnado por la independencia de La Laguna.Foto Sanjuana Martínez
Sanjuana Martínez
Especial Para La Jornada
Periódico La Jornada
Domingo 25 de noviembre de 2018, p. 8

Por ser una de las economías con mayor crecimiento de México, un grupo de empresarios y comerciantes solicitan al nuevo gobierno que otorgue autonomía a la Comarca Lagunera, designe un delegado federal y permita la construcción, con capital eminentemente privado, de un aeropuerto de carga.

Federico Sáenz Negrete, autor del Proyecto Comarca, un análisis de la travesía de los laguneros hacia la reunificación, y quien ha pugnado por la independencia de La Laguna, explica en entrevista con La Jornada que buscan el resurgimiento económico y social de esa región.

Hemos ideado una muy sencilla propuesta para el nuevo gobierno. Creemos que el vértice que puede detonar nuestro desarrollo económico en favor de las clases medias y bajas, en particular de los productores campesinos de alimentos, es un aeropuerto de carga.

A pocos días de que se inicie el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Sáenz Negrete explica que necesitan revivir el agro no lechero: La Laguna puede despegar con un aeropuerto de carga. Los laguneros somos gente práctica y de trabajo. Estamos a la orden del nuevo gobierno para engrandecer a México con nuestro esfuerzo. No nos definimos por ideologías, sino por voluntades.

Añade: No pedimos recursos para construir el nuevo aeropuerto, sólo pedimos que el nuevo gobierno nos otorgue aduana interior, recinto fiscal estratégico y permisos para construir instalaciones industriales dentro del recinto aeroportuario con las debidas restricciones.

La autonomía

Desde 1785, los laguneros han luchado por volver a unir la comarca: La Laguna es una región única, unida, con un sustento histórico demográfico, cultural, tecnológico, económico y étnico. No queremos inventar una región. Es una región que tiene 420 años viviendo unida e interactuando. Crear un estado es muy complicado; sería maravilloso si se logra, pero ahora nos conformamos con apegarnos a la ley de regiones.

Y solicita: Queremos que el gobierno federal cabildee con Durango y Coahuila para protegerla y otorgarle el financiamiento que le corresponde, es decir, entre 30 y 35 por ciento del presupuesto de Coahuila y Durango. Y que se nos asigne una especie de delegado federal como el que habrá en cada estado, para que administre La Laguna y tenga plena autonomía.

Para Sáenz Negrete, los gobiernos de los pasados 80 años de Coahuila y Durango se han aprovechado de las aportaciones de la zona: La Comarca Lagunera ha aportado 75 por ciento de los recursos fiscales al estado y se nos regresa únicamente 12, mientras lo correcto hubiera sido 35 por ciento. Los catalanes se quieren separar de España porque nada más les regresan 85 por ciento, y aquí nos devuelven 12.

Comenta que ha hecho la cuenta de ese 23 por ciento faltante por 30 mil millones de pesos, que era el presupuesto en 2015, y le da más de 6 mil 500 millones por año. Y por los pasados 50 años da 345 mil millones: Saltillo le debe a la Comarca Lagunera de Coahuila 10 veces la temida megadeuda. Hace 50 años, Saltillo y Durango eran hermosas capitales virreinales administrativas con casi nula actividad económica. En cambio, Torreón y Gómez Palacio eran vibrantes capitales agroindustriales con impresionante empuje.

Explica que se ha dado un fraude y lo ha demostrado de esta manera: Saltillo y Durango no aportan, mientras Torreón y Gómez Palacio aportan y no reciben. A 50 años se demuestra la estafa con números. Saltillo se ha industrializado con el dinero de La Laguna.

Y añade: Los laguneros estamos en paz con Saltillo y Durango; estamos dispuestos a mantenerlos, nada más que nos dejen trabajar y los recursos. Saltillo tiene mil 500 hectáreas de parques industriales; Torreón, 120, cuando tiene la vocación industrial.

Es por eso que solicitan un subdelegado lagunero que formalice la administración del lugar que ya existe de hecho: El gobierno federal tiene 50 años administrando La Laguna como un estado. La Secretaría de Hacienda tiene delegación. El Tribunal Federal de Justicia tiene un mapa del estado de La Laguna, excepto Parras, aunque sea La Laguna, y no lo quieran reconocer. Parras es nuestro origen y es la gente más lagunera que hay.

Añade: El esfuerzo por independizarnos está muy lejano. Ahorita tenemos hambre, necesitamos comer. Pedimos atención y que se nos dé autonomía, que los alcaldes sean los que decidan y que no nos dejen de enviar lo que nos toca. La Laguna es un negocio perdido para México, ha caído. México tiene que rescatar a La Laguna; le conviene propiciar el resurgimiento de la Comarca Lagunera.

Campesinos con hambre

Como simple ejemplo de las necesidades de un aeropuerto de carga, explica que hay 10 mil familias de Matamoros que tienen hambre, cuando lo que producen vale oro en Japón. No puede ser.

Un melón en Japón se cotiza en 120 dólares, mientras aquí no pagan un peso por un solo melón. Los melonares pertenecen a una clase campesina muy desfavorecida, mientras Japón requiere toda la comida que le podamos mandar. La Laguna puede producir todo lo que Japón requiere y ellos tienen todo el dinero para comprarlo. El puente que nos puede unir es el aeropuerto de carga.

El problema, señala, es que el actual aeropuerto tiene una pista de apenas 2.8 kilómetros, y para cuestiones de carga se necesitan 4 kilómetros de longitud: El aeropuerto costaría entre 500 a 600 millones de pesos. Nos sorprenden mucho los 7 mil millones de pesos del de Texcoco. El mejor del mundo para tener este tipo de aeropuerto es La Laguna.

Comenta que actualmente 40 por ciento de la carga que llega al aeropuerto de Saltillo es de La Laguna: Este aeropuerto de carga sólo le representa esfuerzo, conciliación y trabajo político para el gobierno federal. Nosotros nos encargamos de conseguir el dinero con los empresarios, crear un fideicomiso transparente bajo el mandato del delegado federal, y todo en beneficio de la gente trabajadora.

Asegura: “Es un proyecto autofinanciable. Además, le pedimos al nuevo gobierno 5 mil hectáreas en la Laguna de Mayrán, que es propiedad federal. Eso detonará las actividades productivas para los pequeños y medianos empresarios, que están ahorita asfixiados.

El nuevo gobierno tiene que tender puentes, y si quiere tener un gran aliado productivo, noble y esforzado, que nos otorgue autonomía y le vamos a redituar con creces. Nos vamos a ganar su corazón y seremos sus consentidos, porque los laguneros somos gente derecha y agradecida.

Sáenz Negrete reconoce que la independencia de La Laguna no es la prioridad: “Tengo muy claro lo que es el delito de sedición; lo he estudiado muy bien.

Pero durante 80 años Saltillo y Durango han sido universos cerrados; es muy difícil que entiendan lo que ocurre a más de 200 kilometros de distancia, con otro clima y otra mentalidad. Este proyecto es para la creación de riqueza y satisfacer las necesidades; se requieren impuestos que deben pagar los que tienen utilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *